Museo de Las Casas Reales: Uno de Nuestros Edificios Coloniales

Este edificio construido en el siglo XVI, fue sede de la Real Audiencia, la Contaduría Real y residencia en ocasiones de los Gobernantes. En realidad son dos edificios, los cuales habrían sido comenzados hacia 1520.

Las Reales Casas, de la Audiencia y Cancillería de Santo Domingo fue un lugar de múltiples secretos y por donde desfilaron importantes personajes de la época colonial.

En el interior de este local fue donde se organizaron importantes reuniones o juntas integradas por los oficiales reales y los jueces de apelación para discutir y determinar asuntos de la vida política, religiosa y comercial de la Española.

En estas consultas participaban  representaciones de los Franciscanos, Dominicos y Mercedarios y por supuesto los propios encomenderos.

Anuncios

Historia Patria: Manifiesto del 16 de Enero 1844

Este texto fue la antesala de nuestra “independencia nacional”, lo que desmuestra porqué nuestra primera República duro apenas 17 años. Sin lugar a dudas separarse de Haití era lo primordial, y lo único que tenia en común este grupo.

El autor de ese documento fue Tomás Bobadilla y Briones, y, aunque hay versiones de historiadores foráneos que contradicen esto, creo que si había un separatista con suficiente “letra” para redactar un texto pseudoindependentista, era Tomás Bobadilla.

Recordemos que antes de proclamarse la independencia ya existía el llamado “Plan Levassesur”, que trataba de obtener un protectorado francés, con la mediación del Cónsul francés en Haití M.Levassesur.

Entre sus promotores estaban: Buenaventura Báez, y Manuel Joaquín Del Monte. Y quien lo quería ejecutar luego de la independencia era nada mas y nada menos que el mismísimo Bobadilla, quien presidia la Junta Central Gubernativa, siendo él la máxima autoridad.

Proclamación del Plan Levasseur: En Qué Consistió?

No todos los dominicanos creían posible la proclamación de la independencia nacional. Todavía se sentía el mal sabor de boca que dejo la independencia efímera de Núñez de Cáceres varias décadas atrás. Un sector de la población veía imposible que nuestro país pudiera resistir una guerra con Haití sin la protección de una gran potencia extranjera.

Los representantes de la parte española en la Asamblea Constituyente de Puerto Príncipe, encabezados por Buenaventura Báez, propusieron al cónsul francés Monsieur Levasseur, el 15 de Diciembre de 1843 un plan en virtud del cual se establecería una república independiente en la parte oriental de la isla, con la obligación para Francia, de suministrar protección, dinero y armas. Los franceses obtendrían a cambio la bahía de Samaná, y el derecho de nombrar un gobernador general en dicha república cada diez años.

Entre los promotores de esta iniciativa afrancesada estaban Buenaventura Báez, José Joaquín Del Monte y quien seria el “primer presidente de la republica”, Tomás Bobadilla y Briones.

Ya luego de proclamada la independencia nacional, el 8 de Marzo del año 1844, la Junta Central Gubernativa (dirigida por Tomás Bobadilla), expide una resolución, en la cual aceptaba el Plan Levasseur (quitándole a Francia el derecho de nombrar un gobernador general), para obtener ayuda en la guerra que se iniciaba contra Haití.

No obstante los trinitarios no dejaron pasar la resolución, logrando disolver la Junta Central Gubernativa con un golpe de Estado el 9 de Junio de 1844, salvando así la soberanía dominicana.

Edificios Coloniales: Panteón Nacional de R.D

La antigua Iglesia de los Jesuitas, hoy Panteón Nacional, comenzó a construirse hacia 1714, según supone el notable historiólogo Fray Cipriano de Utrera. Como monumento del siglo XVIII es una de las más notables estructuras del Santo Domingo colonial.

Todavía en 1740 la iglesia está en construcción, y la misma comienza funcionar de cara a la comunidad en el año de 1743, sin que se haya terminado. Diez años más tarde queda terminado el bello edificio. Poco lo disfrutó la Orden, por cuanto fue expulsada de los territorios de América en 1767, perdiendo el Convento e Iglesia sus características eclesiásticas.

El 2 de julio de 1956 fue nombrada a la antigua Iglesia como Panteón Nacional. Se inauguró en 1959 después de ser remodelada por el arquitecto español Javier Barroso.

Su estilo arquitectónico es neoclásico-renacentista. En la estructura destacan tres naves: una central y las otras dos laterales.

Biografía de Buenaventura Báez (parte I)

Buenaventura Báez nació en el 1812 en el lugar que hoy llamamos Cabral en la región sur del país. Era hijo de el hombre más rico de Azua. A temprana edad le envió su padre a Francia a cursar sus estudios. Vuelto de Francia se ganó la admiración de todos sus comarcanos, que lo señalaron como el mas apto para las altas representaciones oficiales de la región.

Durante la ocupación haitiana represento la región de Azua ante el Congreso Haitiano. Desde esta posición Báez inicio los contactos con los franceses para efectuar el Plan Levasseur, junto a otros congresistas dominicanos. Este grupo no creía posible una independencia de la isla sin la ayuda de una potencia extranjera.

El Plan Levasseur ( nombre del cónsul francés en Puerto Príncipe cuyo nombre era ese) consistía en el arrendamiento de la bahía de Samaná , un protectorado de parte de Francia. Aunque los congresistas dominicanos en Puerto Príncipe lograron suscribir el acuerdo el 15 de Diciembre del 1843 el mismo no prospero debido a la aceleración de los procesos separatistas en la parte este de la isla.

Aún proclamada la independencia Báez no creía que esta se lograra sostener por mucho tiempo. Poco tiempo después fue llamado ante la Junta Central Gubernativa, debido a su actitud frente a las autoridades azuanas nombradas por el gobierno. Sin embargo Báez hizo poco caso a la Junta Central, e inicio una negociación con el cónsul francés Saint Dennys, para gestionar un protectorado, lo que le valió el apresamiento, del que al poco tiempo fue liberado.

Ya con experiencia en parlamentos Báez, formo parte del primer congreso constituyente reunido en San Cristóbal. La carta política nacida de aquella reunión fue redactada por él mismo, como miembro de una comisión encargada de preparar un proyecto de la misma.

En el año 1846 encabezó una delegación fue enviada a Europa con miras al reconocimiento de la soberanía por las grandes potencias del viejo continente. Tras dos años Báez consiguió un tratado de amistad comercio y navegación con Francia. Además logró que los ingleses designasen al caballero Robert Schombourgh, como cónsul. Ambos países de paso reconocieron la independencia de la República Dominicana.

Fue designado como presidente por Pedro Santana luego de que Santiago Espaillat rechazara el nombramiento en 1849. En su primer mandato se tomaron por primera vez acciones ofensivas contra Haití. El buen resultado de estas operaciones militares ayudaron a afianzar la independencia.

Además, los haitianos recibieron una proclama en francés escrita por el mismo Báez en la cual se invitaba a la paz, y se les advertía que los dominicanos podían batirles de nuevo en el campo de batalla como lo habían hecho antes.

También durante ese periodo se inicio una mediación de parte de Francia e Inglaterra, con el fin de obtener una tregua con Haití, en sus invasiones. Se logro una pequeña tregua y a inicios de 1851 se sentía un clima de paz que jamas se había visto en la joven república.

En el año 1852 se fundó el primer centro de enseñanza secundaria, el cual se llamo Colegio San Buenaventura. El mismo no duro mucho dada las circunstancias de la época.

El primer gobierno de Báez termino en 1853, y es considerado el mejor gobierno de nuestra primera etapa republicana. Báez ganó muchos adeptos, y esto sentaría las bases para su partido rojo, que sería uno de los principales partidos políticos durante la Segunda República.

Combates navales en la República Dominicana

Aquí detallo en orden, los combates navales en que se vieron envueltos navíos de la flota naval dominicana. Esta es la primera parte correspondiente al periodo de 1844-1861.

La flota naval dominicana estaba constituida al principio por tres goletas de guerra. Estas eran: Leonor, María Luisa, y María Chica. La segunda fue embarracada en Punta Salinas cayendo en mano de los haitianos al iniciar la contienda por la independencia. María Chica y la goleta “Separación Dominicana”, derrotaron a tres navíos haitianos en el combate marítimo de Puerto Tortuguero el 15 de Abril 1844. Estas eran manejadas por los genoveses Juan Bautista Cambiaso, y Juan Bautista Maggiolo.

En la campaña de 1849 Cambiaso le hizo frente a una escuadrilla haitiana en la bahía de Ocoa. Este combate fue de gran ayuda para las tropas dominicanas en tierra que se batían contra el general Faustine Soulouque. La corbeta Cibao, había sido integrada a la flota naval dominicana aumentando la cantidad de buques de guerra, de la misma.

A finales del la década de 1840, el presidente Báez consiguió el apoyo de marino francés Juan Carlos Fagalde para iniciar una ofensiva marítima que fue trascendental en el afianzamiento de la independencia nacional. La flotilla naval hecho a pique a los barcos haitianos en Los Cayos, además de incendiar los poblados de L’Anse Pitre y de Sale Trou. Además se capturaron varios barcos haitianos llenos de provisiones.

Esta ofensiva terminó exitosamente con un desembarco al mando de Juan Alejandro Acosta, que atacó los poblados de Dame Marie y Petite Riviere.

Durante la revolución del 1857 la flota naval dominicana permaneció fiel al presidente Buenaventura Báez. La misma fue usada por Báez para traer provisiones desde Saint Thomas, y Curazao durante el asedio de 11 meses que sufrió el gobierno en la ciudad capital. También envió el presidente Báez a Simón Corso al norte con el objetivo de bloquear los puertos de la región, que era la cuna de la revolución.

Los revolucionarios tenían de su lado al experimentado marino Juan Alejandro Acosta que le hizo frente a la flota naval con una pequeña escuadra con poco éxito.